Bantierra

Logo ruralvía

 Español
Buscador
Mapa Web

El Grupo Caja Rural cierra con Bantierra una operación de desinversión de activos25/03/2017

Comunicado del Grupo Caja Rural sobre el cierre de una operación con Bantierra para la venta de un paquete de activos no estratégicos del sector inmobiliario por un volumen aproximado de 320 millones de euros.

Bantierra ha cerrado con éxito la venta de un paquete de activos no estratégicos procedentes del sector inmobiliario mediante una operación por un volumen aproximado de 320 millones de euros. El Grupo Caja Rural ha acordado comprar la mayoría de estos activos, habiendo participado a su vez en la operación otras entidades de crédito. La formalización de la operación se completará en las próximas semanas.

Dicha venta permitirá a la entidad reforzar su posición financiera, fortaleciéndose para los retos a futuro que debe afrontar todo el sistema financiero. A través de esta desinversión, Bantierra reduce definitivamente la exposición al sector inmobiliario, lo que garantiza su viabilidad futura. Tras la operación la ratio de solvencia se situará en niveles del 14% y el de morosidad en el 6%, mejorando ambos la media del sector.

El sistema de banca del Grupo Caja Rural, en línea con otros modelos de banca cooperativa europea de éxito, se caracteriza por su descentralización operativa y por la aplicación del principio de subsidiariedad, desarrollado sobre la base del criterio de independencia jurídica y de decisión de cada miembro. Un modelo que al igual que sus semejantes europeos, se basa en el uso de servicios comunes centralizados con los que se consiguen las necesarias economías de escala. Servicios que son prestados por empresas propiedad de las entidades miembros (Banco Cooperativo Español, Seguros RGA, Rural Servicios Informáticos, etc).

Durante su historia, el grupo se ha mantenido siempre fiel a su modelo de negocio, basado en entidades locales y con gran presencia en el territorio en el que operan, constituyendo una alternativa diferenciada en el sector financiero, manteniéndose firme en los principios de independencia de decisión local, proximidad, cercanía y arraigo al territorio, asumiendo con responsabilidad el papel que le corresponde, para dinamizar el desarrollo económico y social de su comunidad y combatir la exclusión financiera.